“GÜEMES Y ARTIGAS: EL ORIGEN DEL FEDERALISMO Y LA SOBERBIA DE LOS PORTEÑOS”, POR OMAR LÓPEZ MATO


Compartí

“GÜEMES Y ARTIGAS: EL ORIGEN DEL FEDERALISMO Y LA SOBERBIA DE LOS PORTEÑOS”, POR OMAR LÓPEZ MATO Compartí

Ambos caudillos coincidieron en enfrentar el poder hegemónico de los porteños. Priorizaban la “independencia relativa” de sus terruños, pero sabían que no podían vivir bajo la amenaza de los españoles.

Ámbito – En 1812 Juan Martín de Güemes recibió la orden de trasladarse a Buenos Aires, donde fue comisionado a la Banda Oriental y conoció de primera mano la prédica federalista de Artigas. Si bien no se sabe a ciencia cierta si se conocieron personalmente, ambos caudillos coincidieron en enfrentar el poder hegemónico de los porteños. Tanto Güemes como Artigas priorizaban la “independencia relativa” de sus terruños, pero sabían que no podían vivir bajo la amenaza de los españoles en el Alto Perú y de los lusitanos en la Banda Oriental, sin el apoyo estratégico de las Provincias Unidas.

La lectura de la constitución norteamericana y el funcionamiento de las ex–colonias británicas habían forjado la propuesta federalista, y Güemes se inspiró en la experiencia artiguista para gobernar su provincia. Para cuando José Gervasio Artigas le escribe una carta al gobernador de Salta, la mitad del territorio de las Provincias Unidas -Santa Fe y Córdoba además de la Banda Oriental- respondía a sus órdenes y para el mes de febrero de 1816, el Protectorado artiguista ya había declarado la independencia de España en el Congreso del Arroyo de la China, cuando aún en Tucumán no se habían reunido los diputados que harían la declaración del 9 de julio, sin la presencia de las provincias que integraban la denominada Unión de los pueblos libres.

La carta que el jefe de los orientales le escribe al gobernador de Salta está fechada el 5 de febrero, aclarando que es el “Año 7 de nuestra regeneración”, una expresión con reminiscencias al calendario de los revolucionarios franceses. Artigas escribe desde Purificación, el pueblo que había fundado a orillas del Río Uruguay, más específicamente en la desembocadura del arroyo Hervidero, donde funcionaba la sede del gobierno del Protectorado. En esta zona, dada la escasa profundidad del río, era posible vadearlo y de allí partían chasquis y correos que mantenían las comunicaciones con las provincias que respondían a sus órdenes y los distintos lugartenientes como Estanislao López, Francisco Ramírez y Andresito, en Misiones…

 

José Gervasio Artigas y Juan Martín de Güemes

 

OMAR LÓPEZ MATO,

historiador y profesor de la Diplomatura en Cultura Argentina

 

 


Si querés recibir el Boletín Digital del Instituto de Cultura

en tu correo electrónico, completá el siguiente formulario: